Picante: Sensación que deja el aceite en la garganta al tragar el mismo, normalmente en los aceites sanos y de calidad es ocasionado por los antioxidantes naturales del aceite y es característico de los aceites jóvenes producidos al principio de la campaña de recolección.
Amargo: Sensación que deja el aceite en la boca, sobre todo en los laterales de la lengua, es característico de los primeros aceites producidos y es sinónimo de aceites sanos, jóvenes y de calidad. También es originado por los antioxidantes naturales del aceite.
Suave: Característica de los aceites maduros y producidos en la segunda parte de la campaña de recolección, son aceites con un amargo y picante ligeros.